Filosofía Ciencia Arte Religión

Nos dice que Dios es lo máximo, la plenitud a la que nada falta. En Él coincide todo lo que fuera de Él es pensado como distinto por nuestro entendimiento. Los contrarios se concilian en el infinito. En Él no rige el Principio de No Contradicción. Él es lo máximo y lo mínimo. En Él coinciden los opuestos al modo como en Geometría un círculo de radio infinito puede pensarse como una recta. Él es la complicatio de todas las cosas y la coincidentia oppositorum, ya que en su unidad contiene incluso lo que fuera de él se muestra como diverso u opuesto.

 


El mundo es la explicatio o el despliegue de Dios. El Universo separa lo que en Dios se halla unido y por ello no es infinito, pero sí es ilimitado, sin centro ni límite externo y en continuo movimiento. La Tierra, que se encuentra en el Universo, también se mueve. Cada cosa refleja al todo, al Universo y a Dios (preanuncio de las mónadas de Leibnitz). Su cosmología es un anticipo de los avances del Renacimiento y la Ciencia moderna. Se lo considera precursor de Copérnico y también, por el método matemático de contar y medir que introduce en las Ciencias Naturales, de Kepler. Propone medir el pulso con el reloj, examinar con balanzas las secreciones de sanos y enfermos, y fijar el peso específico de los metales.

Algunos lo han calificado de panteísta, pero esto no es exacto, ya que él no concibe al Universo como Dios sino a partir de Dios. El mundo es imagen y semejanza de Dios, pero semejanza no es identidad. La única oposición que no pretendió suprimir es justamente la de Creador y criatura.

El hombre debe transitar el camino hacia el absoluto, y ese camino pasa por Cristo. Cada hombre es un microcosmos de creatividad, libertad y espontaneidad, un sujeto único e independiente. Y así como en el macrocosmos lo múltiple encuentra su unidad en la idea unitaria del todo, sobre el microcosmos que cada uno de nosotros es se eleva la idea de su "mejor yo", para que la vida no se disperse y se vacíe en el espacio y el tiempo, cayendo en el absurdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver

      Primera vía: «Vía del motor inmóvil»

En el mundo hay cosas que se mueven. Ahora bien, según el principio de causalidad, todo lo que se mueve es movido por otro. Por tanto si lo que mueve a otro es también movido, es necesario que otro lo mueva. Pero esta serie de motores no puede ser infinita. Por esto, se llega a la conclusión de que existe un primer motor inmóvil.  Y este motor inmóvil es comparado a Dios ya que él es el primero y no es sustentado por nadie sino por él mismo. En el caso del lenguaje de Aristoteles, este motor inmovil era llamado la causa incausada.

Segunda vía: «Vía de las causas eficientes»

Todo lo que ha comenzado a ser, ha sido causado por otro. Pero no es posible que la sucesión de causas y efectos sea infinita. Por tanto existe una primera causa no causada, que es Dios

 

Tercera vía: «Vía de los seres contingentes»

Esta vía, también llamada argumento de la limitación en la duración, afirma que hay cosas que empiezan a ser y dejan de ser, y que por tanto pueden no ser. Estas cosas se llaman contingentes. Pero si todas las cosas fueran así, es decir, contingentes, entonces alguna vez no hubo nada. Pero de la nada no sale nada. Por ello, debe existir un ser necesario para que haya estas cosas o seres. Este ser absolutamente necesario existe por sí mismo y es causante de la existencia de los demás seres.

Cuarta vía: «Vía de los grados de perfección»

Esta vía parte del hecho de que hay una jerarquía de valores. De hecho, existen cosas mejores o peores, más buenas y verdaderas que otras. Para valorar estas cosas, deben ser comparadas con el grado máximo y lo más perfecto. Como hay seres que tienen una perfección limitada, debe existir un ser Perfectísimo y que sea infinito. Este ser es conocido por el nombre de Dios.

                     

                       

Quinta vía: «Vía del orden en el mundo»

También llamada argumento de la finalidad interna de los seres naturales. Para que los seres carentes de conocimiento lleguen a su fin deben ser ordenados o dirigidos por alguien inteligente. Por lo tanto, deben existir seres inteligentes. Pero éstos deben ser dirigidos por alguien y así sucesivamente, y como no se puede llegar al infinito, entonces, necesariamente tiene que existir un Ser inteligente que dirija a los demás, el cual es llamado Dios.

 

 

 

 

Taller 54 informa, de que tanto los artículos como los mensajes distribuidos a través de la web y la lista de la que es titular, expresan las opiniones personales de los respectivos autores y, por tanto, su publicación no significa en absoluto que coincida con la de "Taller54 ni la de cualquiera de sus miembros.
En razón a ello, declina toda responsabilidad derivada de las afirmaciones que puedan ser sostenidas por los autores de dichos artículos y mensajes, quienes deberán hacerse cargo, en su caso, de las mismas.Todos los artículos publicados en esta web son propiedad de sus autores, y es a ellos, o en su defecto a la propia dirección de Taller54, a quien se debe solicitar los permisos oportunos si se desea publicar alguno de estos artículos en cualquier medio de difusión. Las imágenes utilizadas en esta web, (a exepción de las includias en la sección de imágenes) no son propiedad de Taller 54, por lo que, si alguna de estas imágenes estuviera sujeta a derechos de autor, o a algún otro tipo de derecho que impida su publicación en esta web, una vez que la dirección de Taller 54 tenga conocimiento del hecho, procederá a la retirada inmediata de la imagen protegida por los derechos pertinentes, sin que ello pueda dar lugar a ninguna acción contra Taller 54 dado el carácter lúdico y educativo de esta web.Las imágenes incluidas en la sección de imágenes son propiedad de Internet , y este, permite su utilización para cualquier fin lúdico. Sólo existe una limitación; que en el caso de utilizar alguna imagen, se indique que se ha obtenido de la web de Taller 54. Queda expresamente prohibida la utilización de estas imágenes con fines lucrativos.                                                                                                   

 


Taller 54  Filosofia ciencia arte religion